Luego de más de una década de experiencia realizando renders para diferentes tipos de proyectos podemos afirmar que hay dos tendencias muy marcadas, dos estilos de renders cada una con un propósito diferente, pertenecientes a distintos tipos de clientes con necesidades distintas; estamos hablando de los renders arquitectónicos y de los renders comerciales. Ambos son válidos, pero es necesario aclarar que éstos sirven a necesidades diferentes ¿Conoce ya la diferencia?

Render: Es una imagen que toma como base un modelo virtual de un proyecto, sirve como herramienta para visualizarlo desde su conceptualización y luego comercializarlo en la etapa de mercadeo.

Renders arquitectónicos

Por un lado, los renders arquitectónicos o conceptuales son aquellos donde se destaca el diseño, la percepción del espacio, forma, luz y color, entre otras características. Son el tipo de renders que necesitan los talleres y estudios de arquitectura. Aquí no es necesario tanto el realismo sino más bien transmitir claramente un concepto sin dejar al lado la estética.

San Martín – Diseño: Arq. Juan Manuel Echeverri – BYE

Es común encontrar aquí figuras humanas sólo como siluetas, edificaciones vecinas como cajas blancas o árboles transparentes con tal de no distraer la atención de su principal protagonista: El proyecto.

Son muy útiles en su proceso de diseño ya que con ello se toman decisiones en cuanto a acabados, formas y materiales, entre otros. Los renders arquitectónicos, al ser conceptuales se pueden realizar más rápido y por ende se pueden hacer mayor cantidad en un lapso de tiempo, esto es muy útil cuando hay cambios (siempre los hay) en el proceso de diseño. Su objetivo último podría ser para presentar la propuesta de forma clara a su cliente y tomar decisiones en conjunto o convencer a un grupo de inversionistas.

Renders comerciales

Por otro lado, los renders comerciales tienen en mente un objetivo diferente, su objetivo es presentarse en salas de ventas, campañas publicitarias, su propósito es cautivar al comprador final para que adquiera una casa, apartamento, oficina, etc. Aquí es importante el realismo en todo, no solo el proyecto, sino también, su ambientación, las edificaciones vecinas, etc. Las personas que aparezcan en ellas sirven para dar escala y transmitir la experiencia de uso de los espacios.

Terraplaza – Diseño: Arq. Nagui Sabet – PROCAL

Es fundamental que el cliente final perciba de gran valor el proyecto que se le presenta. Un render comercial requiere más tiempo de producción en la búsqueda del realismo, mayor atención al detalle, en áreas de crear una imagen emotiva, impactante, ‘vendedora’. Este tipo de render es muy útil para constructoras, inmobiliarias y promotoras de proyectos que necesitan llegar con contundencia y claridad a sus clientes.

Como mencionaba, ambos tipos de renders son válidos, pero es importante tener claro al momento de encargar los renders si serán arquitectónicos o comerciales. Producir renders comerciales cuando se está aún definiendo el diseño hará que atrase el proceso por el tiempo que requiere. Por otro lado, presentar una campaña de ventas con renders arquitectónicos hará que tenga poco impacto al no transmitir el valor que un cliente final busca en un inmueble.

¿Cuál elegir?

En visualp.co buscamos siempre la opción que mejor se adapte a los requerimientos de su proyecto. Puede hacerse estas preguntas: ¿Necesita tomar decisiones de diseño y los planos no son suficientes? ¿Está definiendo materiales? ¿Necesita que su cliente apruebe su diseño? ¿Busca atraer inversionistas para su proyecto? O también: ¿Tiene ya definido su diseño? ¿Necesita vender ya su proyecto? ¿No quiere esperar a tener el apartamento modelo para vender? Creo que ya tiene la respuesta.